CANCER DEL CONCRETO

Image 01Junio 5, 2017

El cancer, una enfermedad ignorada pero presente en las estructuras

El cáncer, muchos pensarán que es una enfermedad propia de seres vivos, sin embargo como nosotros las estructuras también sufren de enfermedades, que con el paso del tiempo las pueden llevar a su deterioro total.

El cáncer del concreto es una enfermedad lenta y silenciosa, que en la mayoría de las ocasiones no logramos detectar, y es que a pesar que muchos de los síntomas se pueden detectarse fácilmente, muchas veces estos terminan siendo ignorados o confundidos, conllevando a un deterioro de la estructura producto de la debilidad en el concreto y el acero, haciendo que los daños sean severos e incluso comprometan la estabilidad de la misma.

Esta situación en el concreto, es producto de un proceso que puede llevar años, resultado de algunas condiciones físicas y químicas a las que se ve expuesto el hormigón, consecuencia de factores externos como las circunstancias ambientales a las cuales este es sometido; entre ellos niveles de CO2 presentes en el aire, humedad e incluso hielo.

Este fenómeno ocurre por consecuencia de la penetración del agua en el concreto, que al entrar en contacto con algunos componentes químicos como el óxido de calcio, forman hidróxidos, que generan un proceso de deterioro en cadena; teniendo como resultado inicial, un aumento del volumen alrededor de los agregados. Este a su vez genera mayores presiones internas que favorecen la aparición de micro fisuras, lo que favorece que haya más humedad dentro del concreto.

A medida el hidróxido logra salir a la superficie y entra en contacto con el CO2, se produce una reacción generando carbonato de calcio, lo que se conoce como “Carbonatación del concreto”,  disminuyendo la capacidad del mismo y haciendo que los niveles de alcalinidad en este disminuyan y se genere un medio que favorece la corrosión del acero.

Una vez el acero está en deterioro, este aumenta su volumen, desplazando el concreto circundante, debilitando aún más la estructura y llegando a producir mayores fisuras e incluso desprendimientos de recubrimientos, lo que representa una amenaza potencial para la estabilidad de la edificación.

Aunque en muchas ocasiones no es perceptible a simple vista un proceso de degeneración, como el cáncer de concreto, y terminan siendo confundidos con síntomas de deterioro o erosión, no está de más estar atentos ante fisuraciones o desprendimientos, manchas de óxido brotando del interior de la estructura (signo de oxidación de la armadura), o hidróxido saliendo por las fisuras (se detecta en forma de gel o como un polvo blanco en temporadas secas), con el fin de evitar daños futuros en la estructura.

No obstante el deterioro del concreto sea algo inevitable con el paso del tiempo, como ingenieros podemos retrasar en gran medida este fenómeno teniendo en cuenta algunas precauciones como evitar que este se someta a condiciones extremas (procesos de congelación y descongelación lo que favorece la fisuración), evitar usar concretos muy porosos y usar los recubrimientos apropiados para el acero.

Calificación de este documento:

Este documento aún no tiene calificaciones

¿Has encontrado un error? Repórtalo y ayudanos a seguir mejorando!

FICHA DE CONTENIDO

Titulo: Cáncer del Concreto

Tema: ACTUALIDAD

Categoría: PUBLICACIONES

Fecha de publicación: 2018-06-14

Licencia de Contenido:

Licencia de Creative Commons
AUTOR

ToolEngy

toolengy
Calidad de Contenidos
Autor sin valoraciones