LEYES DEL MOVIMIENTO DE NEWTON

Antes de Newton el movimiento de las cosas, así como el de los planetas; era todo un enigma y solo hasta el descubrimiento de las leyes del movimiento, también conocidas como leyes de Newton, se pudo comprender por completo estos misterios.

Hoy en día nos es posible responder a preguntas y comprender fenómenos que tal vez antes de Newton no eran tan claras. ¿Cuáles son las causas del movimiento?, ¿Por qué es más fácil controlar un vehículo sobre el pavimento seco que mojado? O ¿Cómo puede un remolcador mover un vehículo más pesado que él?

Para dar respuestas a estos interrogantes, se tuvieron que realizar muchas observaciones a lo largo del tiempo, científicos como Copérnico, Brahe y Kepler fueron pioneros en estas observaciones. Sin embargo, Galileo Galilei fue el primero en plantear el principio de Inercia, el cual dice que tras la ausencia de la acción de fuerzas un objeto en reposo continúa en reposo y uno en movimiento, continuará moviéndose en línea recta a velocidad constante.

Finalmente, estos estudios fueron concluidos por Isaac Newton quien logró definir las leyes que rigen el movimiento, sintetizadas en tres enunciados, y que fueron publicadas por primera vez en 1687 en el libro “Philosophiae Naturalis Principia Mathematica”. Estos enunciados no pueden ser deducidos o demostrarse a partir de otros enunciados o principios, por lo que son fundamentales y constituyen la base de la mecánica clásica.

Los enunciados que hoy conocemos como Leyes de Newton se pueden resumir en:

Gracias a las leyes del Newton hoy en día se pueden explicar el movimiento ¿Qué hace que un cuerpo acelere? o equilibrio ¿Qué hace que un cuerpo permanezca en reposo? Sin embargo, para comprender estos fenómenos es necesario entender conceptos como fuerza y masa los cuales están altamente relacionados con los enunciados que formuló Newton en 1687.